Turismo Llíria

Patrimonio Histórico

  1. Home
  2. Presentación

Presentación

Llíria posee los restos de la que fuera una de las ciudades ibéricas más importantes.

Esta ciudad, con cerca de 10 ha. de extensión, llamada Edeta, fue sede administrativa y centro de poder de Edetania, un gran territorio que se extendía desde el río Júcar hasta el Palancia. Edeta presenta un urbanismo complejo a base de calles adaptadas al desnivel del terreno donde se ubican casas construidas con zócalo de piedra y adobes.

Este yacimiento arqueológico ha dado el mejor conjunto de cerámica pintada de toda la cultura íbera. El conjunto se expone en el Museo de Prehistoria de la Diputación de Valencia. De las numerosas piezas que lo componen, destacan  el Vaso de los Guerreros y el Khalatos de la Danza.

Castellet - Turisme Líria

Alrededor de Edeta se ubicaban poblados ibéricos como el de la Mont-ravana y caseríos dedicados a la explotación agrícola y minera como el Castellet de Bemabé. Este es uno de los mejores ejemplos de este tipo de asentamiento donde el modelo urbanístico resultado es la denominada calle central, con las estructuras adosadas en la muralla a ambos lados de una vía de circulación dispuesta al eje longitudinal del recinto.

El personaje más representativo del mundo ibero fue Edecán, régulo de los edetanos, que gobernó la ciudad ibera de Edeta y su territorio en el siglo III A.C.

Mollo-del-pla-de-larc-(foto)

En época de Augusto, Edeta (Llíria) fue municipio romano, su importancia fue notable y rivalizó con Valentia (València) y Saguntum (Sagunt). 

Uno de los símbolos más emblemáticos de la presencia romana en Edeta (Llíria) es el Molló del Pla de l’Arc. Se trata de una pilastra romana de 3 metros de altura.

El promotor de esta obra fue Marco Cornelio Nigrino Curiatio Materno. Este edetano fue senador consular, candidato a Emperador y una de las personalidades más ricas y con mayor poder político de los últimos años del siglo I.

Cerca de las termas se encuentran los Mausoleos Romanos. Se trata de uno de los mejores ejemplos de arquitectura funeraria romana del siglo I, conformado por dos mausoleos o edificios funerarios que formaban parte de la antigua necrópolis de Edeta (Llíria).

En el Museo Arqueológico de Llíria (MALL) se expone «Lección para una Celebración», conjunto de pinturas que relatan la introducción del Cristianismo en Edeta (Llíria). Una muestra de un conjunto numismático de 6.000 denarios de plata de los siglos I al III denominado el »Tesoro de Llíria», y un conjunto de inscripciones honoríficas y funerarias dedicadas a personajes de relevancia de la Edeta romana. En el Museo Nacional de Arqueología (Madrid), se muestra «Los XII Trabajos de Hércules», uno de los mejores ejemplos de mosaicos romanos de toda España, originario de Edeta (Llíria). 

Las Termas Romanas de Mura es un complejo arquitectónico de casi 4000 m2 conformado por un templo de carácter oracular de estilo griego y un recinto termal doble de tipo pompeyano, para mujeres y para hombres.

Integrado en el casco urbano de Llíria se encuentra la Vila Vella, antigua villa medieval. 

De los siglos VIII al XIII, la actual Vila Vella fue una medina islámica llamada Lyria. Medina de importancia estratégica, como demuestra el hecho de que en 1090 fue asediada por Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, por no pagar las parias (impuestos). 

La medina islámica tenía como edificios más representativos de la sociedad andalusí: la Mezquita como centro religioso, la Alcazaba como fortaleza defensiva y el Hammam como baño público.

Turisme Lliria - Banys Arabs

En el año 1239, el rey aragonés Jaime I conquista Lyria y en 1253 le otorga la Carta Puebla que la convierte en villa real del Reino de Valencia dentro de la Corona Aragón. La villa es repoblada principalmente por familias cristianas de procedencia catalana, aragonesa y occitana. 

En el punto más alto de la Vila Vella encontramos la iglesia de la Sangre (siglo XIII). Es el mejor ejemplo de arquitectura de Conquista valenciana con elementos arquitectónicos de transición del románico al gótico. Declarada monumento nacional en 1919. Presenta una decoración a base de pinturas murales del siglo XIII donde aparecen las figuras de San Esteban, San Pedro de Verona y Santa Bárbara.

Conserva dos columnas y el aljibe de la antigua mezquita. Destaca el artesonado de estilo mudéjar, decorado a base de formas epigráficas vegetales y geométricas, del bestiario medieval y de figuras humanas que representan la sociedad feudal de la época.

En la Vila Vella encontramos la iglesia del Bon Pastor (siglo XIV). Conserva una singular pintura mural ítalo-gótica que representa la Crucifixión de Cristo en la parte superior y la Anunciación en la inferior.

Además, la Vila Vella conserva algunas casas populares del siglo XV con sus portales característicos de arcos de medio punto y anchas estancias interiores de arcos diafragma como el Forn de la Vila, antiguo horno de «pan cocer», y Ca la Vila Vella, antigua cámara de los Jurados.

En el Museo Arqueológico de Llíria (MALL), se exponen unas tablas pertenecientes a un retablo gótico originario de la iglesia de la Sangre donde se representa a San Pedro Apóstol y San Pedro de Verona, y un juego medieval de cáliz y vinagreras para la celebración de la Eucaristía.

Iglesia de la sang turisme Lliria

La Vila Vella conserva, también, parte del recinto amurallado medieval con tramos de muralla, almenas y torres.

Iglesia del bon pastor turisme Lliria

La segunda mitad del siglo XVI supone para Llíria una nueva etapa de crecimiento demográfico y urbano. La ciudad traslada definitivamente su centro a la plaza Mayor, lugar que ocupa en la actualidad.

El la plaza Mayor se encuentra Ca la Vila. Palacio renacentista que fue sede de las dependencias municipales en época foral como el Almudín, la Sala del Consejo, la Cámara de los Jurados, la Corte de Justicia y la Prisión. El edificio, totalmente restaurado, es la actual sede del Ayuntamniento de Llíria.

En la misma plaza se encuentra la iglesia de la Asunción. Se trata de uno de los mejores templos de estilo barroco de la Comunitat Valenciana y el mejor ejemplo arquitectónico de la Contra-reforma Católica valenciana. Su fachada es monumental y representa un auténtico retablo en piedra.

En el cerro de Santa Bárbara se encuentra los restos de una ermita renacentista. Desde este punto se disfruta de una magnífica vista panorámica desde donde se contempla la ciudad de Llíria, el cerro de San Miguel y la sierra Calderona.

En el cerro de San Miguel se encuentra el monasterio de San Miguel. Fue fundado por el rey Jaime II para la residencia de beatas dedicadas a la oración. La construcción inicial es del siglo XIV pero el actual edificio data del siglo XVIII. De la iglesia, de estilo neoclásico, destaca el camarín decorado a base de pinturas murales academicistas obra de Manuel Camarón (alumno de Velázquez) y una pintura gótica sobre lienzo de Vicent Masip.

En el parque de San Vicente, y a pocos metros de la fuente, se construyó en el siglo XVIII una ermita de San Vicente bajo la advocación de San Vicente Ferrer. Según la tradición, en el año 1410, San Vicente hizo rebrotar el agua de la fuente que estaba seca. El edificio es de estilo barroco y neoclásico, con pórtico en la entrada y de una sola nave en el interior.

En el barrio del Raval se ubica la iglesia de San Francisco, edificio construido por los franciscanos que conserva una decoración sencilla a base de pinturas con elementos academicistas.

En la Vila Vella se encuentra la iglesia de la Mare de Déu, edificio sencillo donde destaca la masonería del exterior y los sillares de las esquinas.

Cerca de la Vila Vella se ubica la iglesia y el convento del Remedio, conjunto arquitectónico construido por los trinitarios con aires clasicistas. Conserva un interesante claustro de estilo neoclásico.

Finalmente, y también en las inmediaciones de la Vila Vella, se encuentra el Molí de la Parra, un antiguo molino hidráulico del siglo XVIII.

Lost your password?

User registration is disabled for now. Contact site administrator.